FANDOM



Koji Kondo (近藤 浩 治 Kondō Kōji, nacido el 13 de agosto de 1961) es un compositor, pianista y director de sonido japonés que trabaja para la compañía desarrolladora de videojuegos Nintendo. Es conocido por su participación en numerosos títulos de la serie de videojuegos Mario y The Legend of Zelda, entre otros juegos producidos por la compañía. Kondo fue originalmente contratado por Nintendo en 1983, convirtiéndose en la primera persona contratada por la compañía para especializarse en composición musical para sus juegos. Poco tiempo después, Kondo fue asignado como el diseñador de sonido en el juego de 1985, Super Mario Bros., donde sus efectos de sonido y banda sonora para el juego, y en especial el tema Overworld, a menudo se citan como los más memorable en la historia de los videojuegos.

Biografía

Vida Temprana

Kondo nació en Nagoya, Japón, el 13 de agosto de 1961. Comenzó a tomar lecciones con el llamado órgano electrónico a partir de la edad de los cinco años. Él mejoró sus habilidades en el instrumento en una banda especializada en covers que tocaba Jazz y Rock. Kondo estudió en el Departamento de Planificación de Arte de la Universidad de Artes de Osaka, pero nunca se entrenó para la música y tampoco se dedicó a ella. Sin embargo, él ganó una cierta experiencia componiendo piezas musicales, usando el piano y una computadora para ayudarle. Durante su último año, Nintendo envió un mensaje de reclutamiento a su universidad indicando que estaban interesados en la contratación de personas dedicadas a la composición y la programación de sonido. Kondo fue aceptado para el trabajo en 1983, sin requerir ninguna demo musical.

Carrera

Kondo fue la tercera persona contratada por Nintendo para crear música y efectos de sonido para sus juegos, uniéndose a Hirokazu Tanaka y Yukio Kaneoka. Sin embargo, él era el primero en Nintendo en especializarse realmente en composición musical. El primer juego en el que trabajó fue el juego de arcade Punch-Out!!, aunque esto fue antes de que se hubiera unido oficialmente a Nintendo. A pesar de crear principalmente efectos de sonido, fue capaz de superar los desafíos de sonido que se hallaban en el hardware de los primeros arcades.

Debido a que el Famicom se había hecho muy popular en Japón, Kondo fue asignado a componer música para los juegos posteriores de la consola en el nuevo equipo de desarrollo de Nintendo, Nintendo Entertainment Analysis and Development (EAD). Kondo también escribió un manual de instrucciones sobre cómo programar música popular japonesa en el Famicom usando el periférico Family BASIC. Para concluir su primer año en Nintendo, él creó la música del juego Devil World junto a Akito Nakatsuka.

En 1985, Nintendo comenzó a comercializar el Famicom en el extranjero bajo el nombre de Nintendo Entertainment System (NES) con el propósito de conquistar el mercado americano tras la Crisis del videojuego de 1983 que devastó Atari, Inc. Él compuso la música para los grandes éxitos en ventas Super Mario Bros. (1985) y The Legend Of Zelda (1986), que ayudaron al sistema vender 60 millones de copias en total y establecieron algunas de las más conocidos melodías en la industria del videojuego.

Super Mario Bros., durante muchos años el videojuego más vendido de todos los tiempos para una sola plataforma, fue la primer gran éxito de Kondo. Las melodías del juego fueron creadas con la intención de que segmentos cortos de música pudieran repetirse sin cesar durante una misma partida sin causar aburrimiento. La banda sonora de Kondo para Super Mario Bros. ha ganado reconocimiento mundial. El tema principal es icónico en la cultura pop y ha estado presente en más de 50 conciertos, siendo un tono de llamada enormemente usado, del cual se han hecho remixes por varios músicos.

El trabajo de Kondo en las melodías de The Legend of Zelda también ha sido muy reconocido. Ya que el produjo cuatro temas principales de los que se hallan en el juego. Después del éxito de The Legend of Zelda, él proporcionó la banda sonora para dos títulos exclusivos de Japón, The Mysterious Murasame Castle (1986) y Shin Onigashima (1987). También creó la banda sonora de Yume Kōjō: Doki Doki Panic (1987), que más tarde fue renombrado fuera de Japón como Super Mario Bros. 2 en 1988.

Kondo regresó a la serie de Super Mario para producir la banda sonora de Super Mario Bros. 3 (1988) y la del título de lanzamiento para la SNES Super Mario World (1990). Tras esto Koichi Sugiyama dirigió un álbum de jazz basado en la música de Super Mario World y supervisó la actuación de Koji Kondo en el primer Orchestral Game Music Concert en 1991. Después de terminar la banda sonora de Super Mario World, Kondo fue el responsable de la programación sonora de Pilotwings (1990) componiendo el tema "Helicopter Theme", y creó los efectos de sonido para Star Fox (1993). En 1995, compuso la banda sonora para la secuela de Super Mario World, Super Mario World 2: Yoshi's Island. Hasta principios de los años 2000, Kondo normalmente escribía todas las composiciones de sus proyectos por sí mismo, y The Legend of Zelda: Ocarina of Time sería la última composición en la que Kondo trabajaría solo. Desde entonces, ha estado colaborando con otros miembros del personal de Nintendo, asesorando y supervisando música creada por otros, además de proporcionar composiciones adicionales para juegos, incluyendo Super Mario Galaxy, The Legend of Zelda: Spirit Tracks, The Legend of Zelda: Skyward Sword y Super Mario 3D World. En 2015, él cumplió el cargo de director de sonido y compositor de Super Mario Maker.

Conciertos

Kondo asistió al estreno mundial de Play! A Video Game Symphony en el teatro de Rosemont en Rosemont, Illinois en mayo de 2006, donde su música proveniente de las sagas de videojuegos Super Mario Bros. y The Legend of Zelda fue interpretada por una orquesta sinfónica completa. Él también asistió y realizó en una serie de tres conciertos que celebran el 25 aniversario de la saga The Legend of Zelda a finales de 2011. Y además él tocó el piano con la banda de Rock americana Imagine Dragons en vivo durante los Game Awards 2014 en Diciembre de 2014.

Estilo musical e influencias

Kōji Kondō es uno de los pioneros en la composición de música para videojuegos. Los críticos citan como su mayor talento la habilidad de crear melodías que continúan siendo agradables y discretas aún siendo repetidas durante largos períodos de tiempo y reproducidas a través de equipos de sonido inferiores. Sus composiciones resultan generalmente memorables; un estudio comprobó que dos tercios de la población mundial reconoce el tema principal del juego Super Mario Bros., más de 30 años luego de haber sido compuesto. Entre los fanáticos de Kondō se encuentran reconocidos artistas como Paul McCartney. La música de Kondō es considerada una parte integral del estilo de Nintendo, junto al diseño de juegos de Shigeru Miyamoto.

Sin embargo, esta familiaridad es también la causa de las mayores críticas al trabajo de Kondō: en los más de 30 años que lleva componiendo para videojuegos, su estilo apenas ha cambiado. Los temas de Super Mario Bros. compuestos en 1985 varían muy sutilmente en Super Mario Sunshine (2002), a pesar de que el sonido de sus primeros juegos sonaba más primitivo debido a las restricciones tecnológicas. Esta necesidad de mantener la pauta es una espada de doble filo para Kondō, pues cuando ha intentado experimentar con algo distinto, como en The Legend of Zelda: Ocarina of Time (1998), fue criticado por sus seguidores por abandonar el estilo con el que tanto disfrutan.

El trabajo de Kōji Kondō presenta al menos tres grandes influencias: música latina, jazz y música clásica, usualmente con una inclinación cinematográfica. Su influencia latina se evidencia con mayor fuerza en los alegres temas compuestos para la serie Mario Bros., tal como la banda sonora de Super Mario Bros. 3. El alegre tema principal posee un ritmo de samba lento y el tema de Bowser parece provenir de un conjunto de mariachi. Esta influencia se encuentra presente también en trabajos más actuales, tales como el tema del valle Gerudo en The Legend of Zelda: Ocarina of Time, un tema fuertemente influenciado por la música española.

En otros proyectos aparecen también piezas de influencias jazzeras. Uno de los ejemplos más tempranos es el minimalista tema del nivel subterráneo del primer Super Mario Bros. El tema Saria de Ocarina of Time suena casi a Dixieland en varios fragmentos. No resulta sorprendente ya que Kondō ha nombrado a Henry Mancini como una de sus principales influencias.

Kondō fue educado como músico clásico, y esto se aprecia en sus proyectos más ambiciosos, como las bandas sonoras para la serie Zelda. Estas piezas son claramente cinematográficas, con reminiscencias del trabajo de John Williams en Star Wars o Close Encounters of the Third Kind.

El trabajo de Kondō también está muy influenciado por la música oriental, algo normal dado su país de origen. Sus canciones se basan predominantemente en la melodía, con pocas armonías de apoyo, como es costumbre en Asia. Es una excepción entre los principales compositores de música para videojuegos que, como Nobuo Uematsu y Koichi Sugiyama, producen composiciones más occidentales para sus juegos.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar